• Graciela Hess, Ibclc

Mitos sobre la vacunación

Por Dra Ana Duarte


1. Es preferible que le de la enfermedad a vacunarlo.

¡Falso! Las vacunas son una manera segura de obtener inmunidad frente a muchas enfermedades sin que se presenten los efectos indeseados de muchas de ellas. Si bien a muchos de nosotros nos dio varicela y sobrevivimos con apenas unas cuantas cicatrices, hay personas que mueren, o se les inflama el cerebelo y no pueden caminar, o les da neumonía, o se les infectan las lesiones de la piel, entre muchas otras cosas. Además de que hay enfermedades como el tétanos que no generan inmunidad aunque ya se haya padecido la enfermedad.

2. Los bebés prematuros no se pueden vacunar.

¡Claro que se pueden vacunar! Los bebés prematuros son más susceptibles a presentar enfermedades y complicaciones de las mismas. Si bien existen lineamientos diferentes que para los bebés a término, ser prematuro no es contraindicación para vacunar. Deberás preguntar a tu pediatra cuándo es el momento ideal para vacunar a tu bebé si fue prematuro.

3. Ponerle muchas vacunas a la vez confunde a su sistema inmune.

¡Puras mentiras! Nuestro sistema inmune no sólo lidia con enfermedades sino con todo lo que es ajeno a nuestro cuerpo, que son llamados antígenos. Todos los días nos encontramos en contacto con polen, polvo, comida, microbiota etc… y nuestro sistema inmune se encarga de determinar qué es nuestro y qué no. Al vacunarlo no lo estamos exponiendo a más antígenos de los que ya esta expuesto normalmente en el día a día. Las ventajas de poner varias vacunas al mismo tiempo son: menores costos, menos piquetes al poder utilizar vacunas premezcladas y menos fallas en el intervalo de vacunación.

4. Si a mi bebé le van a aplicar la vacuna contra rotavirus no puede comer 30 minutos antes ni después.

¡Falso! No hay ningún problema si el bebé come leche materna o fórmula antes o después de aplicar la vacuna contra rotavirus en ninguna de sus presentaciones ya que no interfiere con su efecto para generar una respuesta inmune.

5. Si le pongo a mi hija la vacuna conta VPH se va a volver promiscua.

La vacuna contra el virus de papiloma humano protege contra los serotipos que más frecuentemente causan verrugas y cáncer, no solo cervicouterino, sino también anal, de vagina, vulva, pene y garganta. El virus de papiloma humano puede causar una infección asintomática, esto quiere decir que quien lo trasmite puede no ser consciente de que lo padece. No se ha encontrado relación entre el uso de la vacuna y la promiscuidad, esto quiere decir que no por estar vacunado se va a iniciar la vida sexual antes ni se van a tener más parejas sexuales ni se va a practicar sexo no seguro; así mismo, no quiere decir que la vacuna evite esto. El cáncer no es un castigo, es una enfermedad, en este caso provocada por la infección de un virus y nadie merece tenerla.

6. La vacuna de VPH sólo se le pone a las niñas.

Como ya comentamos más arriba, la vacuna de VPH nos protege también contra verrugas y cáncer de pene, ano y garganta. Los hombres también se benefician de esta vacuna. No se encuentra en la cartilla de vacunación porque desgraciadamente somos un país tercermundista que no puede costearla para toda la población y como suelen ser más severos y más frecuentes los casos en mujeres se decidió concentrar los esfuerzos en protegerlas a ellas. Aunque la política nacional actualmente no lo contempla, sí existe la posibilidad de aplicarla. ¡Pregúntale a tu pediatra ATIN!

7. Si todos los demás están vacunados, mi hijo ya no lo necesita.

¡Falso! La inmunidad en rebaño únicamente hace menos probable que nos topemos con ese antígeno infeccioso para el cual vacunaron. Sin embargo, no nos protege contra él. Por ejemplo, si usted viviera en Suiza, sería menos probable que lo asaltaran a que si vive en México. Sin embargo, si se encuentra un asaltante en Suiza, nada lo va a proteger de ser asaltado. Las vacunas nos protegen directamente de las enfermedades.

8. Las enfermedades para las que protegen las vacunas ya ni existen.

¡Incorrecto! Gracias a la vacunación muchas de las enfermedades contra las que protegen ya no son comunes, sin embargo, únicamente la viruela ha dejado de existir. En México y de hecho en toda América, se consideraba que ya no había sarampión y actualmente estamos viviendo una epidemia de esa enfermedad por abandono en la vacunación. A excepción de la viruela, todas las enfermedades para las que nos protegen las vacunas existen y están esperando cualquier descuido para resurgir.

9. Si estoy embarazada no me puedo vacunar.

¡Falso! Esto depende de que vacuna se trate. Durante el embarazo están indicadas la vacuna contra el tétanos y difteria (vienen juntas en la misma inyección) e influenza. Es importante vacunarse durante el embarazo porque no sólo se protege la madre sino también el bebé, ya que la vacuna de influenza no se puede poner hasta que tenga 6 meses cumplidos y depende totalmente de la inmunidad que le haya pasado mamá durante el embarazo y la lactancia. Hay vacunas que no se recomiendan poner durante el embarazo, pero sí antes de éste (por lo menos un mes antes) como puede ser la triple viral, que protege contra rubeola, una enfermedad que causa muchos estragos en el bebé si se infecta la madre durante el embarazo.

10. Me dio influenza por haberme puesto la vacuna.

¡Mentira total! La vacuna de influenza que se pone en México esta hecha de virus inactivos y fraccionados. En otras palabras, un pedacito de un virus que no es eficaz para infectar. Por ejemplo, un sabueso puede encontrar a un malhechor con el olor de su camisa, sin que la camisa dañe a nadie. Así mismo nuestro sistema inmune es capaz de reconocer y generar inmunidad contra la influenza a partir de esas fracciones de virus, sin que estas puedan causar la enfermedad, al igual que la camisa por sí sola no puede hacernos ningún daño. Decir que nos dio influenza por habernos vacunado es lo mismo que decir que fuimos lesionados por la camisa. No es posible que la vacuna de influenza de virus inactivos y fraccionados cause enfermedad, justo para eso esta hecha, generar respuesta inmune sin enfermarnos.

11. Las vacunas son sólo para niños.

¡Falso! Los esquemas de vacunación se hacen pensando en los gérmenes más probables para cada edad. Aunque la mayoría se ponen antes de los 6 años, existen vacunas para más grandes y no por eso son menos importantes. Entre estas vacunas se encuentra la de VPH (que ya comentamos), neumococo 23 valente (distinta a la que se aplica a los niños y que protege a adultos mayores de neumonía), herpes zóster (para mayores de 50, protege contra una de las consecuencias de haber padecido varicela). Pregunta a tu médico sobre las vacunas recomendadas para tu edad, ¡es por tu salud!

Bibliografía:

· Rongsen-Chandola, T., Strand, T. A., Goyal, N., Flem, E., Rathore, S. S., Arya, A., ... & Sommerfelt, H. (2014). Effect of withholding breastfeeding on the immune response to a live oral rotavirus vaccine in North Indian infants. Vaccine32, A134-A139.

· Merino Moína M, Bravo Acuña J. Generalidades sobre vacunas: cosas prácticas. En: AEPap (ed.). Curso de Actualización Pediatría 2018. Madrid: Lúa Ediciones 3.0; 2018. p. 67-76.

· Zimet, G. D., Rosberger, Z., Fisher, W. A., Perez, S., & Stupiansky, N. W. (2013). Beliefs, behaviors and HPV vaccine: correcting the myths and the misinformation. Preventive medicine57(5), 414-418.

· Khalak, R., Pichichero, M. E., & D'Angio, C. T. (1998). Three-year follow-up of vaccine response in extremely preterm infants. Pediatrics101(4), 597-603.

· Comité Asesor de Vacunas (CAV-AEP). Generalidades de las vacunas. Manual de vacunas en línea de la AEP [Internet]. Madrid: AEP; ene/2020. [consultado el dd/mmm/aaaa]. Disponible en: http://vacunasaep.org/documentos/manual/cap-1

· Bae C, Bourget D. Tetanus. [Updated 2020 Feb 28]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2020 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK459217/

55 vistas
taller trabajo lactancia-02.png

Tel. 55-6912 6708

Whats app. 55-6912 6708

  • YouTube - Gris Círculo
  • Facebook - Gris Círculo

© 2023 hecho por LCVFGSF. Creado con Wix.com